martes, 9 de octubre de 2012

Nazareth Hill, de Ramsey Campbell

Título: Nazareth Hill 
Autor: Ramsey Campbell 
Saga: Libro independiente 
Editorial: La Factoría de Ideas 
Fecha de publicación: Julio 2005 
Amy, una niña de ocho años, la llamaba la casa de las arañas porque le daba escalofríos, hasta que su padre le reprendió por ser tan tonta. Su nombre auténtico era Nazarill, y no había nada de lo que asustarse; sólo era una mansión en ruinas con vistas al pueblo. 
Pero cuando el padre de Amy la aúpa hasta una ventana vacía para que pueda mirar dentro, lo que ve difícilmente calma sus miedos: un cadáver marchito, tendiendo sus brazos putrefactos en un horrible abrazo. Esa misma noche Amy tiene una vívida pesadilla en la que su padre le dice que su madre está muerta, que ella está loca y que vive en Nazarill. 
Siete años más tarde, tras olvidar sus visiones de pesadilla, Amy vive allí. Tras ser costosamente reformada, Nazarill se ha convertido en un edificio de apartamentos, y la que fue una ruina húmeda y fría ahora es el inmueble más atractivo de la población. Pero bajo la pintura brillante y la argamasa reciente, perduran los ecos del pasado maléfico de Nazarill. 
Y cuando Amy empieza a descubrir su historial de tormentos, está a punto de averiguar lo celosa que es Nazarill a la hora de guardar sus terribles secretos. 

·Resumen· 
De pequeña, Amy le tenía miedo a Nazarill. Normal: era una casa enorme, lúgubre, y lo que había visto en la ventana aquella vez la perseguía incluso en sueños. Pero ahora ya es mayor, tiene 16 años y ya no tiene miedo de esas tonterías, es más: vive en Nazarill. Vive en LA casa. Pronto descubrirá que los temores de su yo infantil estaban más que justificados… ¿quién más vive allí?, ¿o quién más no vive allí? 

·Mi opinión· 
Quería ser buena. Quería encontrar una razón para decir “eh, este libro no me ha gustado pero quizás a vosotros os enamore”. No, es imposible. En serio. Terminado el libro, me da la impresión de que va a ser una novela que no olvide fácilmente. Por desgracia. AH. Comencemos con los personajes. La Amy infantil, que aparece en el primer capítulo, resulta simpática, porque bueno, tiene ocho años, vale. Pero la Amy joven es MAL. Hace cosas sin sentido continuamente, tiene unos dolores de cabeza de la leche que llenan párrafos y párrafos… en definitiva, es idiota. Pero no solo eso, porque realmente hay personajes idiota que bueno, no, es que está mal construida. Totalmente mal. Pero su padre tampoco se queda atrás. Eso sí, no os lo voy a negar: el fanatismo religioso lo representa perfectamente. No sé si a propósito o no, pero bueno. Sigo: me parece que no hay UN SOLO PERSONAJE que se salve en toda la novela. Los malos por malos y los demás porque ni dios sabe qué pintan ahí

Poco puedo deciros de la trama. Es una idea en principio muy original y es verdad que te da un par de sustos, pero realmente hay dos partes buenas en el libro y son muy cortas. Las dos primeras, digamos, apariciones, dan miedo, pero luego ya solo tienes cara de “anda, sí, guapito, acaba de una vez y déjame en paz. Culo”. Por no hablar de que te van metiendo acotaciones para hacer el libro más largo (realmente si solo tuviera la trama importante esta novela no llegaría a las 300 páginas, y tiene casi 500) que mientras estás leyendo piensas que en el fondo no te importan para nada. El ritmo es muy malo, ya no por él mismo en su mismidad sino porque el libro es una continua narración, llena de profusas y densas descripciones que le hacen flaco favor. Además, repite mucho las cosas, lo cual a veces presta, pero en este caso… creo que no. Llega de esta manera a un cansinismo que de verdad, pocas veces ha sido alcanzado en la historia de la literatura *exagerando*.

Ahora toca hablar de la escritura del autor. He estado mirando reseñas en inglés en GR y todos dicen que escribe genial, y además ganó un premio bastante curiosete, con lo cual, hoy no hablaré de ello. Hoy hablaré de los traductores. Como siempre, La Factoría de Ideas nos ofrece una traducción digna de un niño de 10 años. Frases sin sentido, erratas y faltas ortográficas y sintácticas, y lo más importante. ESTÁ-MAL-ESCRITO. ¿Es tan difícil de entender? 

Los perfumes de sus plantas de hogar se acercaron tímidos a recibirla. (…) Desprendió los pesados botones de madera de los mullidos ojales de su abrigo. 
Y así durante todo el libro. Abusa de los adjetivos en un intento de hacer la novela más interesante, pero lo único que consigue es crear un coñazo de historia llena de palabras equivocadas y descripciones aberrantes. He terminado totalmente traumatizada. Y el final, me queda. Es una salida de tono bastante astuta, la verdad. La cosa iba más o menos bien, estaba a puntito de conseguir que el libro me gustara algo más, porque la trama de las brujas iba a llegar a buen puerto pero… ¡NO! ¿Para qué? Nos inventamos cuatro tonterías desagradables, invertimos otras cincuenta páginas y… voilá. Habemus final ridículo para nuestra historia ridícula

Image and video hosting by TinyPic
Nazareth Hill es una historia que pende de un hilo, y es el par de sustos que consigue darte en las primeras páginas de la novela. A partir de ahí, es un simple no-lo-leas; con una escritura/traducción horrible, una trama que a pesar de parecer original resulta cansina, unos personajes malos y un final que no lleva a ninguna parte. Sí que da miedo, sí. Pero no por las causas deseadas.

PD: me encantaría que algún fan comentara y expusiera las razones de por qué le ha gustado, ¡de verdad! Porque estoy muy, muy confusa.

6 comentarios:

  1. Sonaba intrigante su sinopsis, aunque por lo que cuentas no es lo que parece así que no creo que lo lea.
    Un beso, gracias por la reseña.

    ResponderEliminar
  2. Vaya decepción, no? XD

    Lo mejor de todo es que yo tengo ese libro, me lo compré en una feria del libro hace un par de años y todavía no lo he leído. Supongo que lo leeré alguna vez, aunque se me han quitado un poco las ganas leyendo los personajes tan pesados que tiene XD

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. El argumento no me interesa (de hecho me da un poco de yuyu, que soy muy asustadiza), así que nada :P.

    ¡Abrazos!

    ResponderEliminar
  4. Ja, sobre que esta clase de libros no son muy lo mío, con los puntos negativos que mencionás en la reseña, ni loca lo leo. Si toda la novela es como ese pequeño fragmento que pusiste, Dios santo xD Yo no creo que con eso, con los personajes y con las 500 páginas hubiese sido capaz de terminarlo de haberlo empezado :P

    Besotes :)

    ResponderEliminar
  5. A puf ! que mal, pero se me ha ocurrido que las traducciones pueden cambiar mucho!

    ResponderEliminar
  6. La traducción es horripilante, fue una de las primeras novelas que editó La Factoría y parece que no se curraron mucho ese tema, pero por lo que tengo visto en libros posteriores, lo fueron mejorando. En cuanto al libro, lo leí hace 10 años así que recuerdo poco de él, entre otras cosas, que Amy me parecía gilipollas, y dos momentos terroríficos al comienzo. El final recuerdo que me pareció una porquería, pero bueno, no será la primera vez. Ramsey Campbell es un experto a la hora de escribir relatos de terror, pero parece que en las novelas falla.

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar! Me interesa mucho tu opinión, pero recuerda que si vas a dejar algún spoiler, avisa. ¡Y nada de URLs ni de publicidad abusiva o te muerdo! Por lo demás, soy buena gente, así que intentaré responderte.