viernes, 20 de marzo de 2015

Un blog no es tan solo la persona que escribe. Un blog es una estética, un tipo de contenidos, unos lectores determinados que buscan, en este caso, unas lecturas determinadas. Y a veces, un blog se queda descolgado de su autora, o una persona se queda descolgada de su blog.

Y, obviamente, porque si no no os estaría contando esto, es lo que me ha pasado a mí. No es que ya no quiera seguir hablando de libros, no creo que pueda cansarme nunca de eso. Lo adoro, pero he decidido descolgarme de Gecko Books para empezar una nueva aventura. Los motivos son variados, pero se podrían resumir en que el blog y yo ya no estamos cómodas juntas. Creo que el cambio en las lecturas es obvio y me apetece comenzar de cero. Por eso cojo los trastos (los trastos son mis gafas, no me llevo nada) y os invito, si os gusta el tipo de libros que leo y cómo hablo de ellos, a acompañarme en el nuevo blog. Este se queda abierto por las reseñas que tiene, pero no volveré a escribir por aquí.

(está un poco a medio hacer como los pardales, pero dije que me lanzaba a la piscina... y me lanzo)

3 comentarios:

  1. ¡Ahora mismo me paso por el nuevo blog!
    un beso

    ResponderEliminar
  2. Ahora te seguiré por allí ^__~ suerte en la nueva aventura!

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar! Me interesa mucho tu opinión, pero recuerda que si vas a dejar algún spoiler, avisa. ¡Y nada de URLs ni de publicidad abusiva o te muerdo! Por lo demás, soy buena gente, así que intentaré responderte.